lunes, 9 de enero de 2012

Frenesí lector

Normalmente mis entradas son reflexiones elaboradas, meditadas y cuidadas al extremo, revisadas y mimadas. Pero hoy es una excepción, hoy estoy realmente bajo la influencia de un síndrome de abstinencia que alguno a lo mejor es capaz de reconocer, o no. 


Estar en el trabajo pero con la mente en un libro, desear que se acabe la jornada para volver a sumergirme en la fantasia... Va a ser duro.
Mi corazón palpita intensamente mientras no soy consciente que cuando paro de leer no ocurren cosas en mi libro, pero mi mente es incapaz de comprenderlo. No puede parar de pensar q es lo q están haciendo los protagonistas mientras no estoy leyendo.

Soy una devoradora de libros y aunque llevo tiempo sin leer (más por mis manías sobre calidad del papel, tipo de libro, color de la portada que por que no tuviera nada interesante para leer) ahora mismo estoy en frenesí lector, recuerdo esta sensación de otras veces, y aunque durante mi etapa de estudiante, sentía que estaba dejando de lado mi obligación de estudiar, por este vicio, por esta adicción. Ahora que la obligación es de trabajo, la elección de trabajar vs. leer es más dificil, puede mi lealtad a mi trabajo y a mis compañeros, pero implica un grado de insatisfacción, de tensión, de síndrome de abstinencia mayor que cualquier otro que haya sentido. 

Siento en mí la necesidad de abrir el libro que tengo sobre mi mesa y sumergirme en la ficción, pero sé que en ese caso no podré volver a concentrarme en todo el día, buscaré una escusa para volver a abrirlo y volver a aislarme. 

Jamás había comprendido la dependencia que causa en mí la lectura cuando un libro me en engancha, hasta ahora parecía un buen hábito, pero después de ignorar a mi pareja durante 2 días ya, estando en la misma habitación y durante 7 cortas horas seguidas yo no estar ahí sino entre las páginas de mi libro, inconsciente del mundo que me rodeaba y ser consciente de que mientras no leo, sino que atiendo mi vida normal sigo estando más en el mundo que me propone mi libro que en la realidad, no se como combatirlo, porque no quiero dejar de sentir la sensación que me produce estar dentro de la historia que alguien parece haber escrito para mí. Pero a la vez me cuesta soportar la tensión que ejerce en mi vida diaria. 

Probablemente este es el tipo de adicción y de sentimientos que algunas drogas pueden llegar a causar, la diferencia es que socialmente mi adicción es reconocida como un buen habito. A pesar de que no soy capaz de estar 8h sin leer un poco más, y que en cuanto salga voy a ser un zombi por la calle esquivando transeuntes incoscientemente mientras la historia continúa, más real que la realidad, más nítida, más intensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario