viernes, 23 de diciembre de 2011

Aprendizaje emocional: El rencor.

Han sido unos meses complicados en mi vida laboral y personal y se me han juntado con las vacaciones por eso es que esta ultima entrada ha tardado bastante en ser publicada, pero aquí está


Del rencor se dicen muchas cosas, como que consume el alma, que "te corroe" por dentro, y generalmente se considera que es una emoción negativa. Cierto es que la sensación que nos provoca el rencor es negativa, pero ¿si me hace daño porque muchas veces me aferro a él?
Realmente aunque exista un rencor constante hacia una persona, hasta que no se nos presenta una situación en la que nos vayamos a ver relacionados con esta persona, o con una situación que puede recordarnos una pasada con este individuo  al que guardamos rencor, no suele afectarnos. Esto es porque actua como el dolor en gran medida, cuando nos quemamos con una vela, nos queda un dolor que recordamos y que hace más difícil que nos volvamos a quemar con la misma vela, o con otras.

Este efecto retroactivo es un aprendizaje emocional, muchas veces inconsciente, que nos alerta con el fin último de no cometer "errores ya cometidos".  Nuestro inconsciente nos de muchas cosas y de muchas formas diferentes, pero no solemos escucharle y si lo hacemos no lo hacemos aportando un punto de reflexion, sino dejandonos llevar como caballo desbocado.

" El cuerpo humano es el carro; el yo, el jinete; el pensamiento son las riendas, y los sentimientos, los caballos." Platón. 

Hay muchas recomendaciones de mil tipos para deshacernos del rencor (si queremos), desde las proporcionadas por las religiones, terapias, los consejos de la abuela, y todas existen para librarnos de la sensación negativa que nos produce el rencor. Muchas de estas se centran en el síntoma, que sería el rencor, pero toman mucha más fuerza cuando además analizamos el rencor y aprendemos a valorar que nos está proporcionando, de que me está protegiendo. Entonces si nos esforzamos en realizar un aprendizaje consciente, como quien aprende a leer, o a sumar, la emoción del rencor pierde su finalidad, y por tanto es más fácil que se disipe y deje de generanos malestar.

Así contado no parece dificil, otra cosa es el esfuerzo y el trabajo personal que nos implique realizar este aprendizaje consciente. 

Cuando el jinete toma las riendas y se comunica con los caballos. Entonces el carruaje sufre menos y el jinete llegará a su destino..

No hay comentarios:

Publicar un comentario