jueves, 8 de septiembre de 2011

¿Cuánta gente conoces?


No me refiero sólo a amigos o personas con las que te relacionas directamente, sino todas esas personas que reconoces como gente de tu entorno, aunque nunca hayas cruzado ni una palabra con ellas. Ya sean tus amigos íntimos o la chica del bar donde tomas café por las mañanas, o el tío que se sienta en la otra punta de la sala donde trabajas, o ese compañero de colegio dos años mayor del que no te acuerdas de su nombre, pero que podrías reconocer, estas personas seguramente también te "conzcan" a ti.

Seguro que son muchísimas, independientemente de la relación que tengas o que hayas tenido con ellas, si las reconoces, algo sabes de ellas, aunque creas que es poco. 
Te propongo un juego:
  • Si te preguntaran si parecen felices ¿que dirías?
  • ¿Qué te aportan esas personas? 
  • ¿y que te gustaría que te aportaran?


Ahora pensemos al revés cuantas personas aunque no se relacionan contigo directamente te reconocen:
  • ¿Qué podrían decir de ti?
  • ¿Crees que te verían como una persona feliz? 
  • ¿Cómo te gustaría que te vieran?
  • ¿Qué haces para que la gente te perciba como quieres que te perciba?


PIENSA QUE AUNQUE NO ESTÉS ENTRE CONOCIDOS, MUCHA GENTE TE RECONOCERÁ, EN EL METRO, EL AUTOBÚS, EN LA OFICINA O PASEANDO POR LA CALLE. SÉ SIEMPRE QUIEN QUIERES SER PARA TI Y PARA LOS DEMÁS, INDEPENDIENTEMENTE DE QUIEN ESTÉ MIRANDO.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Competicion


La competición no es un valor que esté al alza. Se dice que el mundo en el que vivimos es altamente competitivo, y existe competencia en todos los ámbitos de la vida. Pero muchas veces se toma este dogma como una carga, una losa que hay que superar. Mi punto de vista es otro, yo creo firmemente en que la competitividad fortalece al ser humano, a las empresas y en general a los equipos. Lo que realmente daña los avances no es la competitividad es la forma de competir.

Cuando uno quiere "superar a otro" debe ser propulsado por la superación personal y no el detrimento del otro.  Me explico, si yo compito con otra persona en una carrera de atletismo, y quiero ganar, lo que debo hacer es entrenar, y "hacerme más rápido", no lesionar o perjudicar a mi competencia y "hacerle más lento".  De la primera forma estaré desarrollando habilidades y construyendo mejoras en mí y no destruyendo habilidades o capacidades de otros.

Todos conocemos muchos ejemplos en los que una competecia justa hace que se avance y que la sociedad obtenga beneficios en general, y ejemplos en los que la competencia pactada, o ficticia, hace que no se progrese. Si yo pacto con mi contrincante en la carrera para que una vez gane el y otra yo independientemente de lo que realmente hayamos mejorado, ¿cual será mi motivación para ser mejor?

Otro punto importante es que competir no implica no cooperar, se puede competir en equipo mientras dentro del equipo existe competencia a su vez.

 Siempre recordaré los años de primaria como los más competitivos de mi vida, todos competíamos entre nosotros por la mejores notas dentro de la clase, y a su vez competíamos en deportes contra otras clases, y por ser la clase con mejores notas en conjunto.  Para mí que no era una estudiante excepcional, hizo que le tuviera que poner mucho empeño, muchas ganas, y al final, sacar mi mejor yo, para poder establecer una competencia frente a mis compañeros que eran mejores que yo en notas y deportes.

¿Qué opinas de la competición?¿cooperación vs competitividad o cooperación + competitividad?