jueves, 25 de agosto de 2011

Extremismos


Los extremismos son un problema en la sociedad actual. Los hay de todo tipo, religiosos, políticos, étnicos, de clases, etc. Estos podríamos decir que en gran medida son "grupales" es decir que se hacen notar porque un grupo de gente se asocia y expresa estas ideas que podemos considerar extremistas cuando no las compartimos. Pero también hay extremismos mucho más sutiles, y que quizá no sean tan visibles, son aquellos por los que un individuo se posiciona ante cualquier idea propia  o ajena y la defiende o rechaza, podríamos decir de forma "irracional"; y no es que este no tenga sus razones sino que no atiende a razones que se contrapongan a su idea.

En cualquiera de los casos, desde mi punto de vista, se pueden tener ideas extremistas, y quedarse ahí, es decir quedarse en una creencia para el individuo o el grupo, que aunque, como decía antes, no la compartamos y la tachemos de extremista tampoco tiene porqué hacer daño a nadie ("para gustos colores"). Para mí el problema real es cuando cualquier idea comienza a intentar imponerse a los demás porque esta idea "ES LA MEJOR DE TODAS", "LA VERDAD ABSOLUTA" o "LA UNICA POSIBILIDAD REAL".

Vivimos en sociedades, grupos, comunidades o como queramos definir a la gente con la que interactuamos de alguna forma. Por lo tanto muchas veces es muy difícil encontrar un punto de fusión de todas las ideas para que aunque no convenza a nadie todos puedan aceptar este popurrí. Pero esto es prácticamente imposible (desde mi perspectiva, puede que esté siendo extremista en este caso). Cada grupo, sociedad, comunidad, etc. Posee mecanismos para que sea una idea u otra la que rija al menos a nivel grupal (aunque individualmente cada uno piense o tenga sus propias ideas). En la sociedades democráticas en general lo que se intenta es convencer a la mayor parte de la gente que conforma la sociedad, grupo, comunidad…  para que si no piensa como tu, al menos acepte tus ideas, porque realmente crees que son las mejores. Hasta aquí, podemos ver que básicamente es la forma de funcionar desde un punto de vista democrático (aplicado en mejor o peor medida, dependiendo del grupo y de la afinidad real de ideas).

Desgraciadamente las ideas extremistas o los extremistas -individuos o grupos- se pueden sentir atacados por las ideas del grupo o sociedad que les rodea pueden reaccionar de muchas maneras, es igual que si nos sentimos atacados físicamente, defenderse es un instinto.  Se puede intentar defender (la idea) de muchas formas desde la retórica, -por lo que estaríamos en los casos democráticos-, el aislamiento del grupo -nacionalismos, independentismos, o grupos cerrados y aislados- , la defensa física de la idea o la imposición por la fuerza.  (quiero recordar, en este punto que no soy socióloga, ni nada por el estilo y que todo el articulo es una opinión, que los términos los he utilizado según yo los entiendo y que de verdad no quiero ofender a nadie)

Cuando estamos en casos democráticos podemos decir que el grupo o individuo quiere convencer al resto de su idea por muchas razones, porque cree que realmente son "buenas para todos" o porque cree que son "buenas para el, pero necesita al resto".  En el caso del aislamiento, creo que puede ser porque el grupo o el individuo cree "que son buenas para el, pero no para el resto", o por "miedo al rechazo". Cuando se defiende físicamente o se impone por la fuerza, yo creo que hay tres razones principales, porque al grupo o al individuo "le conviene (es buena para el) y es más fuerte" o porque "los demás son tontos y el sabe que es mejor para todos" o porque "no cree que las ideas que defiende  sean suficientemente poderosas o buenas como para convencer al resto", para cada caso estas son las primeras que se me ocurren a mi (seguro que hay más y mejores razones).

Cuando una idea extremista está en la mente de una persona o grupo con un "poder especial" podrá tener consecuencias para toda la sociedad en mayor o menor medida. Por ejemplo una idea extremista que afectó a la sociedad democrática fue el nazismo, Hitler  a través de la retórica convenció a un estado de ideas extremistas (luego utilizó la fuerza, pero primero la retórica). Las sectas suelen tener ideas extremistas que les llevan a la reclusión y al aislamiento. Y por último los ataques terroristas, en muchos casos son llevados a cabo por extremistas que quieren imponer por la fuerza sus ideas.

En conclusión, cualquier idea extremista, entendiendo idea extremista como aquella que no nos deja aceptar otros puntos de vista, a gran escala o a pequeña escala, que intentemos "vender", "cultivar" o imponer, nos hace actuar de forma irracional y puede que haga que nos sintamos atacados cuando otra persona (o grupo) con ideas diferentes (no tienen porqué ser mejores ni peores)  simplemente nos exponen o comparten sus ideas.  Y en el caso en el que otra persona/ grupo también tiene ideas extremistas que están en conflicto con las nuestras podemos imaginar y encontrar ejemplos cercanos de las consecuencias que pueden tener…

Espero no haber ofendido a nadie,  y os animo a comentarme cualquier cosa que os haya gustado, o al contrario con la que no estéis de acuerdo. Así como si queréis aportar vuestra opinión sobre el tema. Solo pido respeto por las ideas vertidas en el artículo así como a las que puedan expresar otras personas en los comentarios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario