lunes, 22 de agosto de 2011

Creencias.


Todo el mundo cree en algo. Cuando hablamos de creer la gente piensa en la religión, pero también tenemos creencias políticas, sociales, sobre el mundo que nos rodea, sobre los demás y sobre nosotros mismos. 

Todas las creencias que tenemos son parte de nuestra realidad, pero no tienen porque ser parte de la realidad de los demás. Hay que comprender que todas las creencias pueden ser igual de ciertas ya que muchas no podemos demostrar su certeza o su falsedad.

Creo que todos deberíamos reflexionar cuales de estas creencias que tenemos intentamos imponer a los demás, cuales aunque las rechazamos y queremos demostrar a los demás que no son nuestras, en el fondo marcan nuestro comportamiento y nuestra forma de pensar. Es muy fácil tolerar o aceptar como la verdad absoluta aquellas ideas o comportamientos que encajan con lo que creemos, pero ¿somos capaces de aceptar aquellas cosas que no encajan?

Si muchas creencias no pueden comprobarse si son ciertas o no, y tampoco podemos decidir que creencia es mejor para nadie que no seamos nosotros mismos ¿Con cuáles de estas creencias debería quedarme? Para mi la respuesta es fácil de plantear aunque no tan fácil de llevar a cabo; De todas las cosas en las que creo, tanto religiosas, políticas, sociales, "científicas", sobre los demás, sobre uno mismo,
  • ¿Cuáles son las que me limitan?¿Cuales son las que me hacen rechazar ideas, personas, comportamientos? De todas estas que me cierran a otras visiones del mundo hay que identificar las que además no me aportan ningún otro bien. Estas son creencias sin las cuales seguramente sería más feliz. Del resto de las creencias limitantes, podría intentar descubrir si ese bien que me aportan podría obtenerlo de otra forma sin tener que creer esas cosas.

  • ¿Cuáles son las creencias que me potencian? ¿Cuáles son esas creencias que me ayudan a mejorar, a sacar lo mejor de mi? Estas creencias que me ayudan a sacar lo mejor de mi, son aquellas  que no debería nunca dejar de creer (al menos mientras me sigan potenciando). Muchas veces una creencia limitante para una persona es potenciadora para otra.

Para mí una de mis creencias más potencidadoras que tengo es que cada uno somos libres de creer lo que queramos creer, y que más que juzgar ideas, comportamientos o creencias, es importante entender que cosas positivas aportan a una persona, y a la sociedad en general.  Que lo que "yo creo" que es lo mejor no nos impida aceptar que para otra persona puede no serlo. 

Por ultimo matizar que aceptar las creencias de los demás no tiene porque ser compartirlas, es decir yo creo que la mejor ideología política es X, o que la verdadera religión es A y acepto que otras personas piensen que la mejor ideología política es Y o Z, o la verdadera religión es B o C, pero no comparto su creencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario