miércoles, 27 de julio de 2011

Un regalo

Cuando estaba en 1º de bachillerato tuve un profesor de filosofía genial (Félix) que nos propuso debatir sobre los regalos.

¿Qué es un regalo?¿Que hace falta para disfrutar un regalo?¿Que se pretende cuando se regala de corazón?

Para mí un regalo es todo aquello que se da sin esperar recibir de la persona a la que se entrega nada a cambio. Esto hace que regalos haya muy pocos en sí. Porque muchos regalamos esperando que en otro momento la persona a que se lo regalamos tenga un detalle con nosotros en el futuro, otras veces esperando que nos dediquen una sonrisa, o un agradecimiento. En el momento en el que esperamos que le guste nuestro regalo, estamos esperando algo de la persona que recibe el "regalo", entonces ¿a quien le aporta más ese regalo? ¿a quien lo da o a quien lo recibe?  Cuando ocurre esto realmente no estamos haciendo un regalo, sino proponiendo un intercambio: "yo te doy esto y tu al menos me lo agradeces".

Mucha gente se siente violenta cuando le regalan cosas, independientemente de la intención con la que se haga el regalo, otros si les regalan cosas caras, otros si les regalan algo que no es lo que esperaban. ¿Pero si me hacen un regalo, porque espero algo? Por la misma razón que no somos capaces de "regalar" sin esperar nada a cambio tampoco somos capaces de recibir sin sentirnos obligados a dar algo a cambio.  No podemos disfrutar del "regalo" si creemos que tenemos a partir de ese momento una obligación para con esa persona que nos lo regala, de ahí que a veces estemos incómodos frente a que nos regalen cosas.  (Nota: un niño la noche de reyes no se para a pensar que tiene que agradecer a los reyes ni darles nada a cambio… y disfruta)

Cuando se regala de corazón, obviamente esperamos que le guste el regalo, pero más allá de que le guste o no el regalo a la persona, lo que intentamos es demostrarle algo. Para mí el regalo más importante no es el que se ha comprado o hecho pensando en la persona que lo recibe, sino el que se regala para demostrar un sentimiento hacia esa persona, ya sea amor, amistad, o gratitud. Y no es importante lo que cueste (ya sea mucho o poco) ya que lo que cuesta no debe entrar en la ecuación del regalo. 

Cada uno es libre de regalar lo que quiera a quien quiera, y todos somos libres de recibir con generosidad o de juzgar cada regalo y a cada persona que nos regala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario