miércoles, 20 de julio de 2011

Cachitos de corazón

Una vez un buen amigo mío me dijo: "¿Sabes que es lo malo de una mujer con el corazón roto?" Yo le contesté segura de mi misma, "que sufre y es infeliz." El me contestó :"Te confundes, lo peor es que va regalando esos cachitos, en vez de curarlo."

Llega un momento en el que parece que has conseguido rehacer tu corazón, después de una decepción o un desengaño, y te sumerges de nuevo en una relación. Pero desgraciadamente  tu corazón tiene fugas de amor. Tiene cachitos sueltos que sin querer te "roban". 

Dudas y más dudas, imposibles de resolver con "lógica".

Algunos de esos cachitos no sabes como recuperarlos, y peor no sabes si quieres recuperarlos. ¿Qué cachito es el más grande?¿Cual es tu verdadero amor?

Otros los recuperas, pero no terminan de repegarse, de formar de nuevo un corazón sano. Con muchas posibilidades de que los vuelvas a repartir,  a rifar… 

Mi amigo terminó diciéndome: "Siento que tengas el corazón roto, pero apiádate de los que estamos a tu lado, porque no es nuestra la responsabilidad de curar TU corazón".

CUANDO EL CORAZON SE ROMPE, CURALO, Y NO HA MEJOR FORMA DE CURAR UN CORAZON QUE CON AMOR.
PERO NO PIENSES QUE ESE AMOR VENDRÁ DE FUERA PORQUE EL AMOR QUE SANA EMPIEZA POR UNO MISMO: ¡Quiérete!

(Madrid, 07 de septiembre de 2006)

2 comentarios:

  1. Gran pequeña entrada ;)
    De nada vale lo mucho que te quiera el resto del mundo si tu no te quieres a ti mismo. La sanacion(el amor) surge del centro de uno mismo.

    ResponderEliminar
  2. Es más cómodo poder echar la culpa de que no nos aman, de buscar a "otr@" al que exigimos el amor que necesitamos... Pero si no podemos amarnos a nosotros mismos ¿Cómo nos van a amar los demás?

    ResponderEliminar