miércoles, 27 de julio de 2011

Un regalo

Cuando estaba en 1º de bachillerato tuve un profesor de filosofía genial (Félix) que nos propuso debatir sobre los regalos.

¿Qué es un regalo?¿Que hace falta para disfrutar un regalo?¿Que se pretende cuando se regala de corazón?

Para mí un regalo es todo aquello que se da sin esperar recibir de la persona a la que se entrega nada a cambio. Esto hace que regalos haya muy pocos en sí. Porque muchos regalamos esperando que en otro momento la persona a que se lo regalamos tenga un detalle con nosotros en el futuro, otras veces esperando que nos dediquen una sonrisa, o un agradecimiento. En el momento en el que esperamos que le guste nuestro regalo, estamos esperando algo de la persona que recibe el "regalo", entonces ¿a quien le aporta más ese regalo? ¿a quien lo da o a quien lo recibe?  Cuando ocurre esto realmente no estamos haciendo un regalo, sino proponiendo un intercambio: "yo te doy esto y tu al menos me lo agradeces".

Mucha gente se siente violenta cuando le regalan cosas, independientemente de la intención con la que se haga el regalo, otros si les regalan cosas caras, otros si les regalan algo que no es lo que esperaban. ¿Pero si me hacen un regalo, porque espero algo? Por la misma razón que no somos capaces de "regalar" sin esperar nada a cambio tampoco somos capaces de recibir sin sentirnos obligados a dar algo a cambio.  No podemos disfrutar del "regalo" si creemos que tenemos a partir de ese momento una obligación para con esa persona que nos lo regala, de ahí que a veces estemos incómodos frente a que nos regalen cosas.  (Nota: un niño la noche de reyes no se para a pensar que tiene que agradecer a los reyes ni darles nada a cambio… y disfruta)

Cuando se regala de corazón, obviamente esperamos que le guste el regalo, pero más allá de que le guste o no el regalo a la persona, lo que intentamos es demostrarle algo. Para mí el regalo más importante no es el que se ha comprado o hecho pensando en la persona que lo recibe, sino el que se regala para demostrar un sentimiento hacia esa persona, ya sea amor, amistad, o gratitud. Y no es importante lo que cueste (ya sea mucho o poco) ya que lo que cuesta no debe entrar en la ecuación del regalo. 

Cada uno es libre de regalar lo que quiera a quien quiera, y todos somos libres de recibir con generosidad o de juzgar cada regalo y a cada persona que nos regala.

miércoles, 20 de julio de 2011

Cachitos de corazón

Una vez un buen amigo mío me dijo: "¿Sabes que es lo malo de una mujer con el corazón roto?" Yo le contesté segura de mi misma, "que sufre y es infeliz." El me contestó :"Te confundes, lo peor es que va regalando esos cachitos, en vez de curarlo."

Llega un momento en el que parece que has conseguido rehacer tu corazón, después de una decepción o un desengaño, y te sumerges de nuevo en una relación. Pero desgraciadamente  tu corazón tiene fugas de amor. Tiene cachitos sueltos que sin querer te "roban". 

Dudas y más dudas, imposibles de resolver con "lógica".

Algunos de esos cachitos no sabes como recuperarlos, y peor no sabes si quieres recuperarlos. ¿Qué cachito es el más grande?¿Cual es tu verdadero amor?

Otros los recuperas, pero no terminan de repegarse, de formar de nuevo un corazón sano. Con muchas posibilidades de que los vuelvas a repartir,  a rifar… 

Mi amigo terminó diciéndome: "Siento que tengas el corazón roto, pero apiádate de los que estamos a tu lado, porque no es nuestra la responsabilidad de curar TU corazón".

CUANDO EL CORAZON SE ROMPE, CURALO, Y NO HA MEJOR FORMA DE CURAR UN CORAZON QUE CON AMOR.
PERO NO PIENSES QUE ESE AMOR VENDRÁ DE FUERA PORQUE EL AMOR QUE SANA EMPIEZA POR UNO MISMO: ¡Quiérete!

(Madrid, 07 de septiembre de 2006)

lunes, 18 de julio de 2011

1.000.000 de decisiones

Cuantas decisiones tomo al día, miles de millones probablemente.  Y si intentamos contar todas las que se toman en una vida entera seguro que son más que el tamaño del universo.

Pero aquellas a las que damos más importancia son pocas, y son las que condicionan en gran medida quien y como somos (y seremos). Forjan de forma consciente nuestro futuro. Esas decisiones a veces las consideramos correctas y otras equivocadas, algunas se pueden "corregir" y otras no.

Aplazamos aquellas en las que consideramos que no "acertaremos", pero de todas aprenderemos, bien por la vía "dura" de sufrimiento incluso, o bien por la "fácil".

NO TENAS MIEDO A SUFRIR, NO TENGAS MIEDO A EQUIVOCARTE, PORQUE DE TODAS LAS DECISIONES SE APRENDE.
(Madrid 04, de marzo de 2007)

viernes, 15 de julio de 2011

Caminar

Camina por la vida haciendo el bien, no pretendas ignorar las necesidades de el de al lado, pues estas no dejan de ser las tuyas. Camina guardando en tu mochila las cosas que aprendes, todas las experiencias son buenas, no solo las felices, o las que parece que son de las que puedes estar orgulloso, sino también aquellas que con el tiempo valorarás.

No dejes a nadie de los que te encuentres por el camino en el olvido, porque de todos puedes llevarte algo y ten siempre mucho que ofrecer.

El Olvido Es peor que la muerte, a nada temo más que al olvido. Puedes vivir y ser olvidado, y ni siquiera existir para las personas que te olvidaron, o morir y vivir para siempre en el recuerdo de aquellas personas que te quisieron. Por ello intenta siempre  dejar buenos recuerdos en la mente y en el corazón de todas las personas que te encuentres en tu camino.  Porque un "buenos días", una sonrisa o una mirada puede valer tanto como una relación de años. 

Deja constancia de ti mismo, y de cada persona, en fotos, escritos, y recuerdos.

RECUERDA A TODOS LOS QUE TE ENCONTRASTE Y BUSCA SER RECORDADO CON CARIÑO.

Quiero aprovechar a dar las gracias a cada una de las personas con las que compartí un momento (o mil momentos). Algunos recordareis esos momentos otros no. Pero yo me los llevo en mi mochila.

Y a cada uno de lo que leéis este blog espero que aquello que os guste, motive y hayáis aprendido leyéndome también os lo llevéis en vuestra mochila. Yo lo regalo, y espero que vosotros también lo regaléis.

miércoles, 13 de julio de 2011

Disfraces

En la búsqueda de uno mismo, cuando cada uno empezamos a descubrir como somos, pasamos por distintos roles en la sociedad, algunos los sentimos como una imposición otros los elegimos conscientemente y otros inconscientemente.

Es igual que cuando buscamos nuestra forma de vestir, de hecho en muchos casos bien nuestros roles terminan exigiéndonos una vestimenta, o incluso al revés.

Cuando somos pequeños nuestra vestimenta no la elegimos,  nos la imponen, y muchas veces esto hace que nosotros mismos terminemos inconscientemente identificándonos con ella. Cuando utilizábamos algún tipo de uniforme, por ejemplo en el colegio, ya fuera impuesto por el propio colegio o por nuestros padres, solíamos identificarnos con él. Ya que reconocíamos a otra gente que vestía como nosotros como nuestro entorno cercano, como el grupo en el que encajábamos.

Si miro hacia atrás identifico claramente este hecho, pero si me fijo, cuando yo ya tenía la posibilidad de elegir mi vestuario, también me doy cuenta que intentaba encajar físicamente en algún grupo, o al contrario intentar que no se me vinculara con algún otro. Llegó un momento en el que era plenamente consciente de este hecho y esto me suponía un reto, cada día pensaba quien quería ser, y lo pensaba con sumo cuidado. Cada día elegía mi disfraz que me permitía mostrarme libremente como me sentía ese día, como quería que los demás me vieran ese día.

Elegir un disfraz, una situación, incluso la compañía y a rodar. Si abro el armario veo, los diferentes disfraces que he llevado, muchos nunca más serán míos. Y sé que conseguiré nuevos.

La gente dice "se tú mismo", pero ¿Quién soy en realidad?, solo un conjunto de disfraces que libremente he elegido.

ESCOGE EL DISFRAZ DE HOY BIEN, Y NO TENGAS MIEDO AL RIDÍCULO, A LA FALSEDAD, PORQUE SI ESTAS AGUSTO CONTIGO MISM@ SERÁS TU MISM@.

lunes, 11 de julio de 2011

Desde cero, desde HOY

Llega un momento en el que se dejan historias atrás, amores que no volverán. ¿Y si volvieran? Día a día me fijo en que cada día hay caminos de otras personas que se acercan o se alejan. En algunos tramos dos personas pasean de la mano ¿Qué dirá él? ¿Qué dirá ella?

Como hablar del pasado sin incomodarse, como hablar del futuro sin hacer planes. Porque el pasado ya fue y el futuro no lo podemos controlar.  El pasado nos ha hecho como somos, pero el pasado no lo podemos cambiar. El futuro no lo conocemos, ni podemos controlarlo, pero podemos construirlo…

Todo a la mierda, años de reconciliación con el mundo cuando nada había que perdonar.

Una mirada, un beso, una palabra y todo sigue igual, pero distinto…

El presente es el pasado de mañana, y por tanto es parte de lo que seremos mañana.  CONSTRUYAMOS EL YO DEL MAÑANA DESDE CERO, DESDE HOY. SI QUIERO TENER EL MEJOR FUTURO DEBO VIVIR EL MEJOR PRESENTE.

jueves, 7 de julio de 2011

No siempre lo más complicado es lo mejor

Se cuenta, no sé si es una leyenda urbana, que los mejores Ingenieros de la NASA estuvieron años intentando diseñar un bolígrafo que pudiera utilizarse en gravedad 0 -Los bolígrafos que utilizamos actualmente, utilizan básicamente la gravedad para soltar la tinta,  incluso los rotuladores, prueba a escribir con el bolígrafo en el techo-. Estos ingenieros, creían que en caso de que los astronautas debieran tomar notas, si fallaban las grabadoras u otros medios electrónicos, necesitaban bolígrafos. Pasaron años intentando diseñar y fabricar un bolígrafo que se pudiera utilizar en el espacio.

Mientras tanto los rusos… Utilizaron lapiceros.

Cuantas veces nos empeñamos en mirar sólo hacia delante como si lleváramos blinkers/anteojeras [lo que se les pone a los caballos para reducir su campo de visión]. No somos capaces de encontrar soluciones eficientes, ni por supuesto de mirar más allá. Estamos tan obcecados en una idea, en un camino o en un problema que todo lo demás desaparece, y esto fácilmente nos provoca estrés y/o  angustia.

¿Cómo me doy cuenta de que me estoy obcecando con algo? No es nada "difícil", todos decimos alguna vez, "hasta que no acabe esto…", "esto tiene que ser así", "No hay otra manera",… Estas frases suelen ser claros testigos de que si un asunto nos está estresando, o agobiando, es muy posible que estemos mirando solo en una dirección.

Otra metáfora muy clara es como cuando estamos a oscuras y con una linterna solo apuntamos hacia el suelo, cuanto más cerca del suelo esté la linterna y más inmóvil menos veremos, y menos opciones podremos conocer. Pero si la vamos separando y apuntamos en varias direcciones podemos llegar a ver prácticamente todo lo que nos rodea. Y en vez de estar en una oscuridad profunda de la que no conocemos más que el sitio donde apunta la linterna, seguimos probablemente en una oscuridad profunda, pero no desconocida, en la que podremos tomar una decisión desde el conocimiento y la evaluación de distintas opciones. A esto lo denomino yo el Arte de decidir.

Yo muchas veces me he empeñado en una solución y no veía otras. Y muchas veces si no hubiera sido por otra persona que me la mostraba no la hubiera encontrado. Me he dado cuenta estos últimos meses que el coaching muchas veces funciona así, y esto ha hecho que mi nueva futura profesión haya resultado una de esas opciones que no había visto porque estaba empeñada en ser Analista SW. ¿Quién me enseño esta opción? Curiosamente alguien que no creo que sea consciente de ello. Con esto quiero decir que no siempre necesitamos alguien que conscientemente nos ayude, sino sólo una palabra, o un reto, que nos muestre una nueva opción. Pero para ser receptivos a esto hay que estar abiertos, a que cosas que no parecen relacionadas con mi obsesión pueden ser la solución a la misma. Y muchas veces más sencilla, completa y satisfactoria que nuestra primera opción.


lunes, 4 de julio de 2011

La perfección de los cambios

Muchas veces la vida gira y las casualidades son las que parecen que la mueven. Estas te abren los ojos o te los cierran. A veces te abren los ojos o a veces te los cierran. Cuando crees saber algo, una cosa cambia y te hace mirar el mundo de otra manera.

Creer que todo es constante y creer que puede llegar un momento en que puedes compréndelo todo, o al menos todo lo que te afecta, es creerse más que Dios: Si todo lo sabes algo falla, si todo es concreto algo falla, si todo lo controlas algo falla, si nunca dudas algo falla.
La imperfección nos hace libres de poder intentar ser perfectos.

Pero ¿qué es ser perfecto? Cada uno tiene una visión de la perfección y de su YO perfecto. Mi YO perfecto creo que al menos tiene honestidad, confianza, fe y amor ¿Incluye algo más? No lo sé. ¿Tu YO perfecto tiene estos mismos valores? No lo creo, (aunque a lo mejor sí, tampoco lo sé). Pero aún más ¿qué son para mi la honestidad, confianza, fe y amor? Porque no se si alguien definirá estos valores igual…
Honestidad, es para mí, ser sincero no solo de palabra, sino con las acciones. No es simplemente el hecho de no mentir sino el hecho, de que a pesar  que no todo ha de saberse, nada debe ser encubierto.
La confianza, para mí tiene dos aspectos, la confianza en los demás y confianza en mi misma. Nunca digas "no puedo" sin conocer tus límites solo cuando los conozcas. Y cuando los conozcas si realmente te limitan, entonces aprovecha la confianza en los demás y pide ayuda.
Fe, para mi tiene un significado de creer en algo más, bien sea Dios (Judío, Musulmán, Cristiano,…) el Karma, la Energía o simplemente en el BIEN, pero es creer en algo que me impulsa a buscar la perfección.
Y por último el amor, el amor a todo lo que nos rodea, amigos, familia, desconocidos, enemigos, mascotas, naturaleza, a mi misma… Este amor para mí es la esencia del ser, puesto que, desde mi punto de vista hace que el resto de valores cobren fuerza y tengan un objetivo para/con alguien o algo.

LO UNICO CONSTANTE EN LA VIDA ES LA VARIABILIDAD DE LA MISMA.  LA IMPERFECCIÓN HUMANA ES PARTE DE LA PERFECCIÓN DE NUESTRA LIBERTAD

domingo, 3 de julio de 2011

"Fracaso" y Aburrimiento

Cuando quieres que algo salga bien, inténtalo, lucha porque así sea, pero si no sale como tu quieres fíjate en el esfuerzo que hiciste y siéntete orgulloso. Eso nadie te lo podrá quitar.
---------------------------------------------------------------------------------

No hay peor entretenimiento que el no hacer nada o hacer algo con desgana. El que se aburre es porque no sabe encontrar un sustituto mejor al algo que ya acabó.
Cuando te acostumbras a una rutina, a hacer algo "siempre", suele costar cambiarla, muchas veces porque aunque no nos gustara nos sentíamos seguros, y otra veces porque realmente nos sentíamos plenos con esa rutina, que se acabó.

Pero cambiar no es malo, al contrario nos hace experimentar cosas nuevas, aprender a organizarnos de nuevo, a abrir nuestra mente y nuestros corazones…

NO TENGAS TIEMPO PARA ABURRIRTE, NO TE ACOSTUMBRES A LAS RUTINAS, CADA DÍA ES DIFERENTE. ABRE TU MENTE Y TU CORAZÓN.

(Leicester, 19 de enero de 2004)