martes, 28 de junio de 2011

Rutinas y Hábitos

Normalmente las rutinas y hábitos nos proporcionan esa sensación de seguridad, y a veces sensación de que estamos avanzando, pero hay que cuestionarse cada día el porqué (o mejor el "para qué") de una rutina, de esta forma podemos chequear que la rutina tiene una finalidad, ya sea porque realmente nos permite avanzar (por ejemplo cuando estaba estudiando, la rutina de ir a la universidad, ir a clase, hacer prácticas, …, tenía la finalidad de poder terminar mis estudios para poder seguir avanzando en el camino que había elegido); otras rutinas o hábitos nos proporcionan motivación o soporte para poder avanzar; y otras en cambio solo nos ofrecen seguridad, una seguridad que se puede ver hasta como una prisión de la que no se puede salir, la seguridad de que mañana será igual que hoy, en el que el refrán "mas vale malo conocido, que bueno por conocer", cobra todo su sentido.

La conclusión a la que llegué cuando comencé la reflexión sobre este tema, es que, puesto que las rutinas siempre proporcionan una seguridad, no son despreciables, pero para que estas no se queden en meras rutinas que nos aprisionen, debo chequear a diario las rutinas y hábitos que tengo en mi vida, de forma que pueda identificar si me están aprisionando o por el contrario me ayudan a avanzar hacia mi Objetivo. La mejor forma de avanzar de forma constante, en muchos casos es entrar voluntariamente en rutinas que nos hagan crecer. Pero siempre que entremos en una rutina hay que ser conscientes de que lo es y que cada día hay que comprobar que esta rutina sigue sirviéndome para crecer y no para sentirme segura pero atrapada.

Nota: "Se dice que tardamos 21 días (seguidos) en adquirir un nuevo hábito o rutina, y también  en deshacernos de él".

No hay comentarios:

Publicar un comentario